Asociación

Fortaleciendo el camino de la amistad

Número 05, 2020

Fortaleciendo el camino de la amistad

Gopalkrishna Gandhi |autora

Número 05, 2020


La India y Sri Lanka reiteraron sus profundos vínculos en la cumbre virtual celebrada recientemente entre los Primeros Ministros de ambos países. En esta ocasión, el ex diplomático Gopalkrishna Gandhi recuerda las iniciativas encabezadas por el ex Ministro de Relaciones Exteriores, el difunto Jaswant Singh, y sus actuales repercusiones en las relaciones entre las dos naciones vecinas

Sri Lanka se encontraba en una situación sombría durante todo el decenio de 1990. Para el año 2000, la entonces Presidenta de Sri Lanka, Chandrika Bandaranaike Kumaratunga, se enfrentaba a formidables desafíos, tanto militares como políticos y personales. El grupo separatista Tigres de Liberación del Eelam Tamil (LTTE) era intratable, volátil y capaz de hacer lo peor. La India estaba observando la situación volátil, con su experiencia de la Fuerza de Mantenimiento de la Paz de la India, y el asesinato del ex Primer Ministro indio Rajiv Gandhi marcado en su psique. No faltaban sugerencias para una “intervención armada”.

En un discurso pronunciado en Kelang, Himachal Pradesh, el entonces Primer Ministro de la India, Atal Bihari Vajpayee, descartó estas ideas y dijo: “Estamos dispuestos a ayudar a [Sri] Lanka. Pero Lanka también tiene que hacer cambios en su política, sobre sus residentes y los ciudadanos tamiles. Estamos dialogando con Lanka sobre esto. Y entendemos que surgirá alguna salida”.

Jaswant Singh era el Ministro de Asuntos Exteriores del Gobierno de la India cuando en agosto de 2000 fui nombrado Alto Comisionado de la India para Sri Lanka. Llamé al MAE Singh. Había regresado sólo la noche anterior de una visita a Sri Lanka, así que me habló de esa nueva experiencia de la situación allí. Dijo: “Chandrika es una mujer de coraje. Ha perdido a su marido, ha sufrido un ataque a su persona y ha visto un revés militar. Sin embargo, se mantiene firme. Les dijo a sus desmoralizados jefes del ejército, “debemos contraatacar”. Ella quiere hacer eso”. Luego, citó a Tulsidas de Aranya Kanda (un capítulo) del poema épico Ramacharitmanas: “dhiraj, dharma, mitra aru nari, apad kala parakhiye chari. (La fortaleza, la rectitud, los amigos y las mujeres se ponen a prueba en una crisis)”.

Devotos hindúes tamiles en el templo Nallur Kandaswamy Kovil en Jaffna, Sri Lanka. La nación insular alberga una gran población tamil y, durante la cumbre bilateral, el Primer Ministro Modi abogó por la plena aplicación de una disposición constitucional por parte del nuevo gobierno de Sri Lanka para garantizar la devolución de poderes a la comunidad minoritaria tamil

 

Pregunté si había alguna posibilidad de que los Tigres de Liberación de Eelam fueran receptivos a propuestas que no fueran de Eelam. “Ninguna”, dijo. “Para Prabhakaran [jefe de los Tigres de Liberación de Eelam], una solución no es la solución. Para él lo que se necesita es un enfrentamiento permanente. Tiene que mantener el conflicto para sobrevivir.” Añadió, “Pero el esfuerzo [para encontrar una solución] debe continuar. Debemos alentar el diseño de una fórmula que tenga una amplia aceptación”.

Ampliando su reflexión más allá de la crucial cuestión tamil, dijo, “No debemos girar nuestra Misión y nuestra representación en Jaffna, los tamiles y el LTTE. Hay mucho entre nosotros y Sri Lanka. Está el Buda. Hay vínculos culturales con Odisha, Andhra [Pradesh] y Kerala”. Añadiendo, con un brillo pasajero en los ojos, algo que nunca olvidé durante mi estancia en Colombo: “Deberíamos traer de vuelta algunas risas y alegría en nuestra Misión allí. Hay demasiada tristeza”.

El MAE me dio una perspectiva sensible sobre el tenso estado insular, las aspiraciones totalmente legítimas de su población tamil, los esfuerzos de sus líderes democráticos por entablar un diálogo político para una solución “Eelam minus” en la que una devolución de poderes real y satisfactoria pudiera tener lugar en la letra y el espíritu del federalismo, dando al norte y al este de la isla un sentido de su identidad y destino común, los esfuerzos del gobierno de Chandrika por forjar un consenso con la oposición de Sri Lanka, y todo ello ante la incesante y peligrosa inflexibilidad de los Tigres de Liberación de Eelam Tamil.

El Primer Ministro Modi da la bienvenida al ex PresidentE de Sri Lanka Maithripala Sirisena a la conferencia de fundación de la Alianza Solar Internacional en Nueva Delhi en 2018

Los años de frenesí terrorista han quedado atrás ahora en Sri Lanka. En septiembre de 2020, cuando la batalla de seis años de Jaswant Singh en el horizonte de la vida se acercaba a su fin, se celebró una cumbre bilateral virtual entre los dos vecinos, en la que el Primer Ministro de la India, Narendra Modi, y el Primer Ministro de Sri Lanka, Mahinda Rajapaksa, debatieron una amplia gama de temas. El Primer Ministro Modi subrayó la prioridad de la India en sus relaciones con Sri Lanka, ya que mencionó la política de vecindad de su gobierno, así como la doctrina SAGAR. El Primer Ministro indio anunció una subvención de 15 millones de dólares para la promoción de los lazos budistas entre la India y Sri Lanka. El Primer Ministro Modi instó al Gobierno de Sri Lanka a que atendiera las aspiraciones del pueblo tamil a la igualdad, la justicia, la paz y el respeto dentro de una Sri Lanka unida, entre otras cosas, llevando adelante el proceso de reconciliación con la aplicación de la 13ª Enmienda de la Constitución de Sri Lanka.

Los acuerdos alcanzados por los dos dirigentes confirmaron la visión de Jaswant Singh. Pedir al nuevo gobierno de Sri Lanka “que trabaje para hacer realidad las expectativas de los tamiles en cuanto a igualdad, justicia, paz y dignidad dentro de una Sri Lanka unida” era exactamente lo que Jaswant Singh hubiera querido ver y oír. Le habría complacido especialmente el anuncio de la India de la subvención para fortalecer nuestros lazos budistas.

El acuerdo Modi-Rajapaksa está orgánicamente conectado con el enfoque que el ex Primer Ministro Vajpayee había explicado en Kelang y que Jaswant Singh me había reiterado hace 20 años. Una política que la India siempre ha seguido hacia Sri Lanka, la de la “mitra” (amigo) de la que habla Tulsidas, que Jaswant Singh me había citado hace años.

Gopalkrishna Gandhi

Diplomat and author Gopalkrishna Gandhi served as the high commissioner to Sri Lanka (2000), and he was the governor of West Bengal (2004-2009). He is also the grandson of Mahatma Gandhi
error: Content is protected !!