Éxito

Reducir. Reusar. Reciclar

Número 02, 2021

Reducir. Reusar. Reciclar

Shrabasti Anindita Mallik |autora

Número 02, 2021


El gobierno, dirigido por el primer ministro indio Narendra Modi, ha dado grandes pasos hacia un medio ambiente limpio y un desarrollo sostenible. Con motivo del Día Mundial del Medio Ambiente (5 de junio), echamos un vistazo a algunas empresas que utilizan materiales de desecho para fabricar productos útiles y que así se suman a las iniciativas del gobierno

Desde que el primer ministro indio Narendra Modi asumió el cargo en 2014, uno de sus objetivos ha sido transformar la India en una nación más limpia. Y para lograrlo ha puesto en marcha una serie de planes e iniciativas, de los cuales el más ambicioso y exitoso es el Swachh Bharat Abhiyan (Misión India Limpia). Otra iniciativa pionera del gobierno es el Programa Namami Gange, una misión de conservación integrada que trabaja para reducir la contaminación y conservar y rejuvenecer el río Ganges (Ganga).

At Phool’s factory, based in Kanpur, flowers collected from temples and River Ganges (over 2.5 tons daily) in and around Kanpur are manually segregated by women before being processed into incense sticks and vermicompost
En la fábrica de Phool, con sede en Kanpur, las flores se separan manualmente antes de ser procesadas

Mientras el gobierno se centra en la campaña de limpieza en el modo de misión, hay una serie de pequeñas empresas y emprendimientos que, a su manera, están contribuyendo no sólo a la limpieza del medio ambiente, sino también al reciclaje efectivo de productos que causan daño a la vida terrestre y marina. He aquí algunos ejemplos de innovaciones sostenibles de la India que están redefiniendo el término “lo mejor de los residuos” y están creando oportunidades de empleo en el proceso.

La fragancia de la devoción

Hay una frase en un himno popular hindú que dice “tera tujhko arpan (lo que pertenece a los dioses, vuelve a los dioses)”. Esta es la filosofía subyacente de Phool, una empresa con sede en Kanpur que recicla las flores ofrecidas en los templos y finalmente sumergidas en el Ganges para convertirlas en barritas de incienso.La idea de Phool, que significa flor en hindi, fue concebida por Ankit Agarwal en 2015, cuando visitaba el ghat del Ganges en Kanpur y fue testigo de cómo un camión lleno de flores recogidas en los templos cercanos era arrojado al agua. “En cuanto las flores tocaban el agua, sus colores se desvanecían. Investigando, descubrí que esas flores se cultivaban con insecticidas y pesticidas. Fue entonces cuando decidí reutilizar estas flores sagradas en productos ecológicos”.

Incense sticks are hand-rolled and dipped in a range of essential oils, including lavender, jasmine, Indian rose, oudh and citronella;
Las varillas de incienso se enrollan a mano y se sumergen en una serie de aceites esenciales, como lavanda, jazmín, rosa de la India, oudh y citronela

Una vez recogidas las flores, se separan a mano. A continuación, las flores se rocían con biocultivo para compensar los residuos químicos. A continuación, se lavan las flores, se rompen los pétalos y se secan al sol. Los pétalos secos se pulverizan y se mezclan con resinas naturales de plantas para hacer una pasta, que se enrolla a mano en barritas de incienso y se seca. Finalmente, las varillas se sumergen en aceites esenciales antes de envasarlas.Cada día, Phool recoge más de 2,5 toneladas de flores de los templos de Kanpur y sus alrededores. Estas flores se convierten no sólo en barritas de incienso, sino también en productos ecológicos como conos de incienso, polvo de color y vermicompost.

Todo en la trama y la urdimbre

Suele decirse que algunas de las mejores ideas germinan en los momentos más inverosímiles. Y Nandan Bhat, fundador de Ecokaari, una empresa que convierte los residuos de plástico en hermosos tejidos artesanales, es un buen ejemplo. Bhat, un ávido excursionista, frecuentaba las zonas del norte del país y durante sus caminatas se percató de la cantidad de basura que dejaban los turistas. “Una gran parte de la basura consiste en envoltorios de plástico. Así que decidí hacer algo con el plástico que nadie recicla”, señala Bhat.Bhat creó Ecokaari en septiembre de 2020. Los plásticos recogidos se lavan con un limpiador biodegradable y se secan, tras lo cual se cortan manualmente en tiras según su color y grosor. A continuación, estas tiras se enrollan en una charkha (rueda de hilar) para formar bobinas. El último paso consiste en encajar la bobina en una lanzadera y tejer el tejido en un telar manual tradicional. “La singularidad de este tejido radica en que es completamente reciclado. Mientras que usamos las tiras de plástico como trama, para la urdimbre utilizamos hilos hechos de botellas de plástico recicladas”, explica Bhat. La tela se corta en los patrones deseados y se diseña en forma de bolsas de yoga, tote y duffle, carteras, salvamanteles, bolsas de cubiertos y fundas para cojines y mesas.

 Plastic wrappers collected by Pune-based brand Ecokaari are manually segregated by colour and thickness before being processed
Los artesanos de la marca Ecokaari, con sede en Pune, diseñan varios estilos de bolsas con el tejido fabricado con plástico reciclado

Con sede en Pune, la empresa recicla diversos residuos de plástico, como bolsas de plástico de un solo uso, envoltorios de varias capas de productos alimenticios y viejas cintas de audio y vídeo. “También aceptamos donaciones de personas que comparten la misma visión de un entorno sin plásticos”, añade Bhat.Además de reciclar los residuos de plástico, Ecokaari también mantiene viva la artesanía tradicional india de los telares manuales y el charkha. “Es un humilde intento de transmitir la herencia de los telares manuales a la generación futura”, dice Bhat.

Un uso para todo

“Reducir. Reutilizar. Reciclar” puede ser el eslogan de un popular programa de animación de los años 90, pero para Binish Desai, de 27 años y residente en Gujarat, es nada menos que un mantra. Innovador y autoproclamado ecoemprendedor social, lleva creando productos sostenibles y útiles a partir de materiales de desecho desde que tenía 11 años.Hoy es noticia por su último invento: Brick 2.0. Estos ladrillos, fabricados con máscaras faciales desechadas, llegan en un momento en que la India, y el mundo en general, se enfrentan al problema de la contaminación causada por lo que se denomina “residuos corona”.Su solución al problema empezó por estudiar el material de fabricación de las mascarillas, que es una fibra no tejida. A continuación, recogió algunas máscaras y las sumergió en un cubo de desinfectante antes de realizar una serie de experimentos para determinar la combinación adecuada de aglutinantes que garantizara la tenacidad del producto final. “La proporción exitosa resultó ser 52% de EPI/máscaras, 45% de residuos de papel y 3% de aglutinante”, señala Desai, fundador de la empresa Eco-Eclectic Technologies.

Ecokaari uses traditional handlooms to create sustainable and durable fabrics with upcycled plastic;
Ecokaari utiliza telares manuales tradicionales para crear tejidos sostenibles con plástico reciclado

Tras el éxito del experimento, Desai se puso en contacto con las corporaciones municipales y las instituciones cívicas locales de Surat y Valsad para instalar contenedores ecológicos para la recogida de residuos de EPI. Los materiales recogidos se trituran tras ser desinfectados a fondo. A continuación, los residuos de papel, que se obtienen de las fábricas de papel industrial, y un aglutinante especial creado en su propio laboratorio se mezclan con los residuos de EPI triturados. “La mezcla se aparta durante unas seis horas antes de colocarla en moldes. Los moldes se secan durante unos días antes de utilizarlos”, explica Desai. El aspecto más maravilloso de Brick 2.0 es su asequibilidad: ¡2,8 INR el bloque!

In 2012, Desai received a certificate of appreciation from PM Modi (then Chief Minister of Gujarat) for constructing houses and lavatories with his ingenious P-bricks
En 2012, Desai recibió un certificado de reconocimiento del primer ministro Modi (entonces ministro jefe de Gujarat) por construir casas y lavabos con sus ingeniosos ladrillos P

Sin embargo, no es la primera vez que Desai fabrica ladrillos con materiales de desecho. Alrededor de 2010, desarrolló un tipo diferente de ladrillo a partir de residuos de papel, restos de goma de mascar, aglutinantes orgánicos y extractos de plantas. Lo llamó P-bricks y lo utilizó para construir más de 10.000 retretes y edificios en las zonas rurales de Gujarat, Maharashtra y Andhra Pradesh. Además, los inventos de Desai no se limitan a los ladrillos ecológicos. Según admite, “con un poco de I+D y algunos experimentos, mi equipo y yo podemos convertir cualquier forma de residuo en algo útil”. Desde lámparas y joyas hasta relojes de pared: los resultados son variados.Estas son tres de las numerosas iniciativas empresariales que no solo promueven la visión del primer ministro Modi sobre la Misión India Limpia, sino que también contribuyen a sus iniciativas Hacer en India y Aatmanirbhar Bharat.

Shrabasti Anindita Mallik

Graduada del Instituto Indio de Comunicación de Masas, ha trabajado con MYCityLinks, un tabloide de Bhubaneshwar y el periódico The Pioneer. Le gusta la música, es bibliófila y le encanta escribir sobre sus viajes, sobre música y sobre cualquier tema que le intrigue.
error: Content is protected !!